Perfectos en su imperfección…como nosotros

dsc09107

Los perros, también los de pastor, hacen LO QUE PUEDEN. No por pertenecer a una raza o “tener” una genética determinada funcionan de igual manera. No todos los perros tienen la misma capacidad ni se desenvuelven igual en todos los trabajos que, habitualmente, necesita un ganadero en su día a día. La exigente mentalidad que nos caracteriza, explica la tendencia general a pensar que cada individuo recoge TODAS las características que, de manera general, y siempre hablando de funcionalidad, definen la excelencia de una raza canina. Nuestra experiencia, tras casi 20 años de cuidada cría, con su correspondiente y profesional observación, testaje y contraste, nos dice que no es así.

La genética es fundamental, pero el TRABAJO, donde contemplamos AYUDAR AL PERRO, si es preciso, también lo es. Si obviamos todo lo demás para quedarnos sólo con la genética (suponiendo, además, que lleve detrás un trabajo definido, cuidado y bien dirigido), corremos el riesgo de desechar ejemplares “interesantes”, “muy interesantes” y, en cualquier caso, “válidos”.

Por desgracia, en general, se buscan RESULTADOS…SIN TRABAJAR Y SIN ESFUERZO ALGUNO. El caso es que nos vienen a la mente los boletitos que compras en fiestas, con el susodicho “RASCA Y GANA”, donde predomina esa frasecita que te cambia el semblante, y que aflora, una y otra vez, tras la insistente moneda: “SIGUE BUSCANDO”…¿te suena?.

El camino fácil (para algunas personas) no es lo nuestro. Ya lo sabes, para nosotros, para Yeleen, no es VALE/NO VALE. A nosotros, lo que más nos preocupa de todo esto es que la falta de conocimiento y de interés (que suelen caminar juntos), junto con la difundida contaminación visual, que hace virtualmente “accesible” lo que, en realidad, no es, más una cría sin control, “por colores” y por intuiciones sin fundamento, degenere una raza y, lo que es peor, deseche, sin pudor alguno, ejemplares más que interesantes y más que SUFICIENTES, para desarrollar la labor práctica que necesita un ganadero, fundamento de razas de trabajo como el Border Collie y Kelpie Australiano.

Las razas autóctonas, de las que jamás nos hemos olvidado en Yeleen, necesitan de otro tipo de “trabajo” que garantice su futuro como razas de pastoreo, desde el lógico punto de vista de la funcionalidad. Un trabajo por el que, a la sombra, “pelean” algunas personas, no tantas como sería deseable y, como casi siempre, sin el apoyo necesario para tan “epopéyica” acción. Pues bien, además de la necesaria consolidación, siempre funcionalmente hablando, el problema de la falta de un BUEN TRABAJO sobre la genética, también es trasladable a nuestras razas autóctonas, ya que, la mentalidad de un país es heredado “patrimonio” de todos.

Por ello, en MANOS DE TODOS está ir trabajando para lograr ese ansiado cambio de “manera de entender las cosas” con los perros de pastor. Un cambio a favor de los perros, del ganado, de los ganaderos, de los aficionados, de los entusiastas, de las buenas prácticas, de las genéticas, del aprendizaje, del interés, del esfuerzo, del equilibrio, del respeto y de la justicia. Un cambio de aires por el que, en Yeleen, apostamos, como siempre, desde el total compromiso. Te esperamos…¡no nos falles!. Muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s