Cachorros de dos y cuatro “patas”

20160523_194645

Un cachorro es un “cristal”, física y emocionalmente hablando. Dejar un cachorro “en manos” de un niño, aunque no sea tan pequeño como nuestro Ibai o muestre una especial madurez, es una gran irresponsabilidad. Un niño, según nuestra opinión, como siempre, basada en una amplia experiencia práctica, no tiene ni el conocimiento ni la capacidad suficientes para manejar ni un cachorro ni un perro adulto.
Un niño es un niño…¡tiene que serlo!…y actuar como tal…con 3, 4, 5…10 años. Y un cachorro es un “proyecto de perro”, cuyo futuro puede verse negativamente afectado por un trato descuidado, brusco o, incluso, desconsiderado (desde el cariño, desde la risa, desde el juego, desde la emoción…en realidad, desde la irresponsabilidad). La supervisión de un adulto no siempre libra de una mala experiencia a un cachorro, por eso, además de ello, debemos ser responsables y, desde el principio, poner unas condiciones y unas normas a respetar, entendibles por nuestros hijos. ¡Bueno!…hijos, sobrinos, vecinitos, amiguitos, coleguitas, amiguetes…y demás mostruít…parientes.
¿Te suena eso de “un perro no es un juguete”?…¿y qué parte no se llega a entender de esa defendida máxima?…Según nuestra opinión, tiramos demasiado de la “corrección de conductas no deseadas” y, además de que no todo tiene solución, deberíamos hacer más hincapié en la prevención.
“Y, por tu cumpleaños, ¡un perrito!”…¡ala!…¡ancha es Castilla!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s