HABILIDADES

Además de injusto y desconsiderado por nuestra parte, sería poco honesto no reconocer el valor que conlleva el trabajo que se hace con un perro para conseguir que realice ciertos ejercicios denominados “habilidades caninas”. En ello, hay auténticos maestros, al igual que, aparentemente, los hay en ejercicios cirquenses con animales, con métodos, en este último caso, transgresores e inaceptables, que traspasan las barreras del respeto y del corazón, y que, te gusten o no los animales, de saberse, herirían, si no a todas, al más amplio espectro imaginable de sensibilidades. Todo ello pretende ser sorprendente, divertido, entretenido, simpático y aplaudible, más si engalanamos a los pobres animales con mantos estelares, plumas, lentejuelas…sombreritos, falditas, maquillajes, tintes y colorines que, si bien “para gustos los colores”, sobre la piel de un animal, sea doméstico o no, chocan y duelen, cual certera daga en el corazón, a personas como nosotros que, lejos de no tener sentido del humor, abogamos y reivindicamos el respeto a los animales en todos los sentidos.

Claro que, en Yeleen, vamos más allá de los colorines y atuendos estúpidos que pretenden hacer sonreír al niño que, cuando deje de serlo en un futuro, llorará. Porque, cuando las plumas y falditas desaparecen, la humillación permanece. Los perros son suficientemente “tontos” y animales como para hacer, por una pelota o una chuche, “el payaso”, dándole, así,  el gusto a su dueñ@, llenándole de una gloria y unos aplausos faltos de la consciencia y la memoria necesarios para ser conscientes y recordar que el perro no ha nacido para hacer el payaso, profesión más que respetable, dentro de los roles humanos. Por ello, más allá de ese justo reconocimiento hacia el trabajo de adiestramiento que hay detrás de las habilidades caninas, y con todo nuestro respeto hacia algunas de esas personas, no a todas, nuestra opinión al respecto es muy clara, sentida y definida. Las habilidades caninas, que tan de moda se han puesto en estos últimos años de, parece ser, aburrimiento social general, si bien, en principio, no agreden la integridad física de los animales con los que se realizan, sí pasan por encima, según nuestra opinión y para nuestra sensibilidad, de muchos valores y de los derechos, aún necesitados de reformas y matices, de los animales. Hay muchas maneras de “divertirse” en esta vida y esta no la aprobamos. Dejemos tranquilos a los animales.DSC07317

Foto: ¡Y tú no les hagas “el juego”!…¿ves la que has liado?…jajaj

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s